viernes, 11 de diciembre de 2009

FRASES INMARCESIBLES DE COLOMBIANOS

19."Dios mío, en tus manos colocamos este día que ya pasó y la noche que llega".
(Padre Rafael García-Herreros Unda C.J.M.)

5 comentarios:

  1. la obra minuto de Dios es reconocida en todo el mundo.... Vivió para servir

    ResponderEliminar
  2. No existió en Colombia, en el siglo XX, un hombre mas grande y humilde, mas sabio y generoso, mas severo y justo a la vez que el padre Rafael García Herreros. Algún político ? o acaso un científico ? o un industrial ? Es en definitiva el hombre del Siglo. No tiene igual. La verdadera imagen de Dios. Se le criticó su intervención con Pablo Escobar, pero acaso hubo autoridad que lo sometiera ? Yo creo que el padre ha debido "confiscar" todos los bienes del capo y aplicarlos a su obra magnánima. A la ayuda de los pobres. Acaso no están esos bienes en manos de secuestres, depositarios y alcahuetas de jueces, perdidos e irrecuperables. Otros en vergonzante abandono. Ni siquiera han servido de reparación a las víctimas del narco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verídico. Si todas las caletas de dinero que se roban las autoridades avivatas, las mansiones abandonadas o las fincas y demás bienes, mal habidos, se utilizaran en una reparación colectiva, como solo el Minuto de Dios sabria hacerlo, se haría justicia con los pobres de Colombia.En manos del padre García Herreros o de su sucesor Diego Jaramillo, por la voluntad suprema de Dios, estos bienes recibirían la bendición del altísimo, pasarían a ser patrimonio de los mas necesitados de Colombia.

      Eliminar
  3. Mi caracter, impulsivo, me lleva a veces a cometer errores y a dudar de las personas. Talvez porque las experiencias de la vida me han dejado ingratos recuerdos, de gente desagradecida. Perdón Señor Jesús por mis ofensas. Por eso la donación que hago es por conducto del Minuto de Dios y el Padre Diego Jaramillo, para que él disponga a quien entregarle una silla de ruedas y que las indulgencias las gane la Corporación que fundara el Padre García Herreros. Mi satisfacción es espiritual y de por si suficiente.

    ResponderEliminar